MENSAJE DE CLAUSURA DEL 4º CAPITULO

FEDERACION DE FAMILIAS DE SCHOENSTATT EN ARGENTINA
 
A todos nuestros queridos hermanos federados:
 
Reunidos en Capítulo Territorial a la sombra del Santuario del Padre en este camino al bicentenario, implorando en todo momento la irrupción del Espíritu Santo, hemos sentido fuertemente que la Sala Capitular fue durante estos días Cenáculo. La Mater nos ha regalado la experiencia de comunidad, reflejada en la acogida a cada hermano, en la búsqueda de consenso, en la escucha a la inspiración del Espíritu Santo.
 
Constatamos con admiración la fecundidad que el Padre Providente ha regalado a la Federación Argentina exteriorizada en 7 nuevos cursos (73 matrimonios), nuevas regiones, maduración y proyección en distintos campos del apostolado. Damos gracias por esto y reconocemos el aporte santo de Capital de Gracias de tantos federados. Muy especialmente honramos la vida ofrendada por Carlos Nesa y Carlos Cornacchia.
 
Nuestro Padre Fundador, su misión y carisma nos queman el alma.
 
Queremos seguirlo en el cultivo de una intensa vida de oración: “afinando nuestro oído” para ser mas sensibles al querer de Dios, viviendo la Fe Práctica en la Divina Providencia.
 
Fieles a la herencia del Padre queremos conocer, profundizar y revivir con valentía, y coherencia la misión del 31 de mayo.
 
Él se jugó y nos llama a jugarnos hoy, dando nuestro aporte a la Patria del Bicentenario.
 
La urgencia por ser y construir familia para todos y en todos lados es el desafío que confirma nuestra misión. Interpretar las voces del tiempo exige la conversión pastoral a la que nos exhortan nuestros obispos en Aparecida.
 
Asimismo la necesidad de protagonismo sociopolítico nos lleva a alentar acciones apostólicas en ese campo, pasando de ser habitantes a ciudadanos, concientes que la renovación de la cultura y de las estructuras temporales conforma la esencia de la misión de Schoenstatt.
 
Siguiendo un arduo proceso de vida, las regiones estamos, gradualmente, experimentando el gozo de vivenciar en la Comunidad Oficial lo que el Padre soñó como imagen de la Federación.
 
Alentados por las palabras del padre Juan Pablo en la homilía de la misa de clausura, sentimos  que hoy Jesús nos mira con amor y nos invita nuevamente a caminar sobre las aguas encrespadas de las dificultades y transitarlas con El. Esto nos conduce a darle un sí generoso y alegre al Padre Fundador asumiendo su misión con fidelidad radical.
 
Sí Padre, vamos contigo.
Tu herencia nuestra misión
 
 
Nuevo Schoenstatt, Florencio Varela. 11 de octubre de 2009

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*