25º Aniversario del Santuario «Tierra de la Promesa» – Rawson – Chubut

Crónica de una Jornada Bendecida.

Por Teresita y Eduardo Dedomenici (Curso 2 – «Familia Santuario»)

El 12 de diciembre de 1993, a tan solo 13 años
de aquellos primeros pasos en la gestación del
Movimiento de Schoenstatt en el Valle del Chubut
se cumplió el fuerte y trabajado anhelo de las
Familias en la Región: la bendición del Santuario.




La Mater quiso instalarse en ese inspirador lugar  de nuestra Patria, entre el azul del mar y el suelo rocoso de la Patagonia, para dejarse llevar por los vientos sureños  a los corazones de ayer, hoy y mañana; por  eso,  la Familia quiso llamar a su Santuario “Tierra de la Promesa” signo concreto de esperanza, cobijamiento y transformación de corazones.  “Aliados a María podremos renovar la sociedad, comenzando por la conversión interior, por nuestro propio corazón… ¿No es ésta, una promesa en la que vale la pena creer y esperar, una promesa en la que vale la pena comprometerse?”  (Tríptico de difusión regional)

Entre el 12 y el 16 de diciembre de 2018 celebramos sus primeros 25 años y, como regalo a la Mater en este jubileo, la Familia de Rawson trabajó y conquistó espiritual y materialmente la estatua de San Miguel Arcángel que fue entronizada en el Santuario el domingo 16  durante la Santa Misa celebrada por el Obispo Auxiliar Monseñor Roberto Pío Álvarez y concelebrada por nuestro querido Padre Ludovico y el Párroco de Rawson el Padre Juan Nota.

Compartieron la Eucaristía hermanos de Entre Ríos (Paraná y Hasenkamp), Provincia de Buenos Aires (La Plata) De Chubut (Comodoro Rivadavia, Esquel, Trelew, Puerto Madryn y, naturalmente, de Rawson.

En lo que a la Federación de Familias respecta, además de los federados locales y de otras regiones, estuvieron presentes nuestro Jefes Territoriales, María Inés y Mario Martínez. En representación del Curso II (Familia Santuario) , Teresita y Eduardo Dedomenici.

Aquel 12 de noviembre de 1993 el Curso II comprometió su apoyo a la misión del Santuario de Rawson y quiso expresar este compromiso con símbolo concreto, le regaló al flamante Santuario el cuadro de la Mater. A su vez el Curso I hizo lo propio regalándole el cáliz.

Los Martínez y los Dedomenici fuimos acogidos en casa de María Inés y José Eduardo Epele, primeros fundadores de la comunidad de Rawson y orgullo misionero del Segundo Curso.

Finalizada la Santa Misa, compartimos un almuerzo con todos los presente intercambiando experiencias en un edificante clima familiar. También, como corresponde, soplamos las velitas.

Destacamos la presencia entre nosotros de Marcelo Arias quien realizó la estatua de San Miguel. Él y su familia se mostraron emocionados por el cálido agradecimiento de la Familia por una obra lograda con mucho amor y calidad artística.

Nuestro Jefes Territoriales, María Inés y Mario, ese domingo, cumplieron años de casados. Pudimos felicitarlos y agradecerles sus 34 años de fidelidad. Esto demuestra que el Sacramento del Matrimonio no finaliza con la ceremonia sino que opera toda la vida en aquellos corazones abiertos a Dios.

La Familia de Rawson se mostró agradecida y feliz por la presencia de todos y cada uno de los hermanos presentes. Se fortalecieron los vínculos pero además, como en todo Jubileo, se renovó el compromiso comunitario de seguir creciendo como una Familia viva, en Salida y profundamente misionera.

 

Mientras nuestro Padre nos miraba feliz desde el cielo.

 

Ermita ubicada en el predio del Santuario. Allí rezamos el Rosario junto con la Campaña antes de iniciar la Misa.

 

Teresita y Eduardo Dedomenici

2do Curso “Familia Santuario”

20 de diciembre de 2018

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*